Adrián Muoyo: un testimonio en primera persona sobre la gestión de Pablo Rovito en la ENERC

0

Adrián Muoyo es desde 2007 director de la Biblioteca y Centro de Documentación y Archivo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) que funciona en la Escuela Nacional de Realización y Experimentación Cinematográfica (ENERC). Ambos organismos se encuentran en el centro de la tormenta tras el escándalo desatado por el pedido de renuncia al ahora ex director del INCAA Alejandro Cacetta, que amenaza extenderse a Pablo Rovito, director del ENERC, y otros funcionarios del área.

El pasado jueves, horas antes de la asamblea del sector que colmó el cine Gaumont, Muoyo publicó este detallado y esclarecedor texto donde cuenta su experiencia en relación al ENERC y los cambios producidos desde la llegada de Rovito. Un testimonio de primera mano que vale la pena leer para poder conocer un poco más del tema, ésta vez desde adentro y por un protagonista directo:

Hace más de veinte años que trabajo en la Biblioteca INCAA ENERC. He conocido momentos muy críticos en la Escuela, donde en un carrera de tres años había alumnos de «sexto virtual» porque hacía tres años que no podían hacer la tesis para recibirse. Las tesis se terminaban cuando se podía. Los alumnos tenían que hacer varias fiestas para recaudar fondos para terminarlas. Ni qué decir de los planes de estudio, que siempre parecían estar atados con alambre. Aún así salían muy buenos egresados, pero a costa de un esfuerzo que era desgastante.

Desde hace seis años la historia es otra. Desde que asumió Pablo Rovito, primer Rector elegido por concurso, la ENERC comenzó su camino a convertirse en lo que es hoy, una de las mejores escuelas de cine del mundo, sin dudas. Gratuita y pública. Y la Biblioteca se transformó en una de las más importantes en su materia en Iberoamérica.

¿Cómo fue esto posible? Porque desde en principio se trabajó con un plan a largo plazo, sin improvisaciones. En la misma línea de lo que había presentado Rovito cuando ganó el concurso. Como dicen que se hace en los «países serios». Se hicieron planes de estudio integrales, muy sólidos en su contenido, con coordinaciones en cada una de las seis especialidades de la Escuela. Que a partir de 2013 fueron siete, cuando se incorporó la carrera de Dirección de Arte.

El edificio entró en una obra de refacción muy bien diseñada, supervisada en cada paso por el Rector. Donde cada espacio se asignó y se equipó en función de la idea de Escuela que se comenzó a desarrollar. En verdad, ha sido una gran satisfacción ver cómo todo eso tomaba forma. Porque era apreciar, en forma literal, como una idea se hacía realidad, se concretaba.

Y todo planificado año a año. Porque cada área de la Escuela está obligada a hacer un presupuesto anual que se debe ejecutar a rajatabla.

La ENERC comenzó a cumplir con la N de sus siglas, aquella que indica que es Nacional. Y por eso ahora tiene cuatro sedes regionales (NOA, NEA, Cuyo y Patagonia Norte) que funcionan y una en proyecto (Patagonia Sur).

También aumentó su inserción en la comunidad, con cursos libres gratuitos y con proyecciones de cine todos los fines de semana, a través del ciclo Filmoteca en vivo, realizado por Fernando Martín Peña.

Ni qué decir de la inserción internacional. En 2013 la Escuela fue sede del Congreso de CILECT (The International Association of Film and Television Schools),

La pasión por el hacer impulsa a Pablo Rovito. Por eso todos los años propone y realiza nuevas iniciativas. La Escuela, como todos lo que la conocer saben, cambia año a año. Y siempre para mejor. Esto es por la impronta que el Rector supo darle y por el trabajo mancomunado de todos los que estamos en la ENERC.

Con respecto a la Biblioteca podría decirles lo que también es aplicable con relación a la Escuela. Rovito es el “padre de la creación”, más allá que sé que a él le molestan este tipo de consideraciones. Para quienes me conocen, saben que no hay ni una pizca de obsecuencia en todo esto. No es mi forma de ser. Pero sí sé reconocer méritos y agradecer apoyos.

Ustedes saben que lo que hacemos en la Biblioteca también responde a un trabajo planificado. Hay ideas que concretamos en estos años que venían de larga data, que habíamos hablado con Beatriz Gaffet, en los tiempos en que ella dirigía la Biblioteca.

Desde 2011, creció la colección de libros de manera exponencial. Se amplió la capacidad de guarda con nuevos muebles y se renovó y mejoró todo el equipamiento informático. Pero esto sólo una pequeña parte de lo que se hizo. Ahora les cuento tres cosas que sin Rovito hubiesen sido imposibles.
En 2013, ya hacía un tiempo que trabajábamos juntos. Veía su impulso y la seriedad de su tarea diaria. Le planteé que queríamos profundizar nuestra participación en la red BiblioCi, que reúne a las bibliotecas de cine de Iberoamérica. Desde hace tiempo, en la Biblioteca, sabemos que en estos tiempos es indispensable trabajar en red. Le dije a Rovito que podríamos hacer el anhelado catálogo colectivo de BiblioCi el próximo año y que en 2015 podíamos organizar el tercer encuentro de BiblioCi. Él redobló la apuesta, como es su estilo. Y me dijo “¿Qué tal si el año que viene (2014) desarrollamos el Catálogo Colectivo y lo presentamos en el congreso de BiblioCi en Buenos Aires?”. Doble trabajo, doble desafío. Pero gracias a su apoyo pudimos poner en línea el PRIMER CATÁLOGO COLECTIVO DE BIBLIOTECAS DE CINE DEL MUNDO. Lo pueden consultar en www.biblioci.org. Hoy es de utilidad para muchísimos investigadores y usuarios en general.

Cuando Rovito llegó a la ENERC, venía con la idea de hacer publicaciones institucionales. Nosotros, en la Biblioteca, hacía años que queríamos hacerlas. Así comenzó, en 2014, la colección Biblioteca ENERC INCAA. Con una línea de libros técnicos que se inauguró con Cómo se hace el sonido de una película, de Carlos Abbate. Y además de ediciones especiales, en esta colección se publican los libros ganadores del Concurso Nacional y Federal de Estudios sobre Cine Argentino-Biblioteca ENERC INCAA, cuya tercera edición cerrará la recepción de trabajos el próximo 2 de mayo. Es un concurso único en su tipo, ya que además de la publicación, galardona a los ganadores con un premio en efectivo, con un reconocimiento implícito al carácter profesional de la investigación cinematográfica.

El último tema al que me quiero referir -para no hacer de esto algo mucho más extenso, que se podría- es al Centro de Documentación y Archivo de la Biblioteca. Desde el comienzo, Rovito mostró un enorme respeto por la Biblioteca, por su personal y por sus colecciones. Le planteamos, hace un tiempo, nuestra necesidad de contar con espacios apropiados para guardar nuestras colecciones. Y como se lo planteamos, lo planeamos con él. Espacio y mobiliario. Hoy tenemos un Centro de Documentación y Archivo ejemplar, que asombra a todos los que lo conocen. Con muebles de primera calidad, donde conservamos documentación muy importante sobre la historia del cine en nuestro país. Revistas, guiones, artículos de prensa ahora tienen un lugar apropiado dónde conservarse gracias a la gestión Rovito.

Apena, lastima, duele, que un ser abyecto sin ningún mérito, un operador político que ni siquiera se preocupa en parecer periodista, inicie una campaña para denigrar todos estos logros. Un tipo que en su informe ni siquiera sabía quién era quién en las fotos. El único objetivo era hacer daño. Y saben lo que más duele, lo que desgarra el alma, es que detrás de todo esto que este ser ruin ataca hay mucho trabajo. Mucho.

Todo lo que ven construido en la ENERC son HORAS Y HORAS DE TRABAJO, DE PASIÓN, DE DEDICACIÓN, MUCHAS VECES HASTA TRABAJAMOS EN NUESTRAS CASAS, LUEGO DE HABER CUMPLIDO EL HORARIO LABORAL, DONDE SIEMPRE HACEMOS HORAS DEMÁS, SIN COBRAR. Por pura PASIÓN. Rovito, sus colaboradores más cercanos y todos los trabajadores y docentes de la ENERC le han dedicado gran parte de sus vidas a todo lo que se ha hecho en la Escuela en los últimos seis años. Lastima mucho que un ser con semejante vileza se lleve puesto parte de nuestras vidas. Está en nosotros, en toda la comunidad audiovisual, defender todo lo logrado que es sin dudas UN ORGULLO PARA MI PAÍS.

Adrián Muoyo

Fuente: Recursos Culturales

Comments are closed.