Subsidio de emergencia para editoriales independientes: texto completo del proyecto

0

Un proyecto de ley que tiene como objetivo crear un subsidio de emergencia para paliar la crítica situación de las editoriales independientes de la Ciudad de Buenos Aires fue presentado esta semana por representantes del Frente de Todos. La iniciativa corresponde a la diputada y vicepresidenta de la Comisión de Cultura María Bielli y al diputado Juan Manuel Valdés. En el marco de este subsidio de emergencia de $100 mil pesos, se plantea también la creación de un registro único de editoriales independientes de la Ciudad, que habilitará a percibir los beneficios de la ley así como otros “incentivos a la promoción y fomento de la industria editorial que a futuro se implementen”.

A continuación el texto completo del proyecto:

PROYECTO DE LEY

SUBSIDIOS PARA EDITORIALES INDEPENDIENTES

Artículo 1º.- Objeto. Es objeto de la presente ley establecer incentivos económicos para “editoriales independientes” radicadas en la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la crisis económica ocasionada por la pandemia por Covid-19.

Artículo 2º.- Registro.- Créase el “Registro de Editoriales Independientes”. A efectos de percibir los beneficios estipulados en la presente ley como así también incentivos a la promoción y fomento de la industria editorial que a futuro se implementen, las editoriales independientes interesadas deberán inscribirse en dicho registro.

Artículo 3º.- Subsidio de emergencia. Otórguese un subsidio de emergencia por la suma de $ 100.000.- (pesos cien mil) a favor de las editoriales beneficiarias de la presente ley. Dicho monto deberá ser destinado a la impresión de ejemplares, ya sea de nuevos títulos o de nuevas ediciones de títulos ya publicados y/o a aquellas tareas relacionadas con ello.

Artículo 4º.- Beneficiarios. Serán beneficiarias del subsidio establecido en el artículo 3º de la presente, aquellas editoriales que hayan editado entre tres (3) y veinticinco (25) títulos, ambos inclusive, durante el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año 2019.-
La editorial beneficiaria debe tener una distribución habitual de sus títulos en por lo menos cinco librerías de la ciudad de Buenos Aires.
La editorial beneficiaria no podrá cobrar canon alguno al autor/a del libro por la edición y publicación del mismo.

Artículo 5º.- Créditos accesibles. El Banco de la Ciudad de Buenos Aires adoptará las medidas necesarias a fin de implementar líneas de créditos accesibles para editoriales independientes, a tasa 0%, tendientes a incentivar la producción del libro.

Artículo 6º.- Autoridad de Aplicación. Establézcase como autoridad de aplicación de la presente ley al Ministerio de Cultura, quien dentro del plazo de treinta (30) días corridos deberá instrumentar estas medidas.

Artículo 7º.- Presupuesto. Autorizase al Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires a realizar las modificaciones presupuestarias necesarias para el cumplimiento de la presente ley.

Artículo 8º.- Comuníquese, etc.

Sr. Presidente:

Conforme surge de diversos estudios realizados en los últimos meses, la grave crisis económica generada por el coronavirus a nivel mundial ha afectado gravemente a la industria del libro, siendo ella una de las industrias culturales más emblemáticas de nuestro país y con una fuerte presencia en la Ciudad de Buenos Aires.

La cadena de valor del libro comprende a actores muy diversos, que van del autor/a, pasando por el editor, las imprentas, distribuidoras y librerías, y a una gran cantidad de profesionales tales como los/las traductoras, correctores, diagramadores, diseñadores, representantes comerciales, etc.

En este amplio universo se inscriben las editoriales independientes, cuya definición ha sido objeto de numerosos estudios y se encuentra en permanente construcción. Hablar de editoriales independientes implica, tal como refieren Lopez Winne y Malumian, pensar en una zona. “Pensar lo independiente como una zona en lugar de una categoría nos permite abandonar lo binario que implica la categoría, el pertenecer o no pertenecer, para asi proponer graduaciones de esta zona, la cual nos permite pensar en movimientos, pensar desde una lógica relacional. Hay editoriales que en un momento dado de su evolución pueden estar dentro de esta zona del campo y en su devenir alejarse”.

Lo descripto intenta dar cuenta de la variedad de formatos, trayectorias y características que poseen las editoriales independientes y nos pone ante la enorme tarea de diseñar políticas públicas que contemplen la diversidad en la definición de sus destinatarios.

Nuestra Ciudad mantiene una deuda con el sector del libro, que a diferencia de otros ámbitos de la cultura han tenido leyes y políticas claras que promueven la participación de los actores involucrados en ella.

Por tal motivo consideramos fundamental establecer un registro que permita construir el universo destinatario y en función de ello generar políticas de mediano y largo plazo para el sector, más allá de la emergencia puntual en la que se inscribe el presente proyecto de ley.

Los informes elaborados por la Cámara Argentina del Libro muestran que tanto la producción como las ventas de libro han sufrido una grave caída durante los últimos cuatro años. Si a ello se le suma la crisis económica generada por la pandemia COVID 19, el resultado es de una situación crítica del sector que lo pone en jaque de cara al futuro.

Se estima que el 60% del conjunto de las editoriales independientes del país radican en la Ciudad de Buenos Aires. Según el informe “Editoriales argentinas ante la cuarentena por el Covid-19: Efectos, balances y perspectivas”, durante el mes de mayo del corriente año, para el 70% de las editoriales, las ventas cayeron más de un 60% y el 82% de todos/as los/as consultados/as manifiesta que las caídas se elevan por encima del 50%.

Como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y la consiguiente afectación de los canales normales de comercialización, estas editoriales, han tenido que reinventarse e intentar otras estrategias de venta como lo son ferias del libro virtual, ventas a futuro, convenios entre editoriales independientes y librerías de barrio, entre otras. Estas acciones han ayudado a paliar las consecuencias de esta crisis, pero no resultan suficientes para sacar al sector de la grave crisis que enfrenta.

La edición de novedades o reimpresión de nuevas ediciones en este contexto es muy dificultosa. La imposibilidad de reimpresión tiene graves consecuencias para el sector el conjunto del sector y atenta contra la bibliodiversidad, que debe ser preservada en contextos de crisis económicas como la actual. Son estas editoriales las que dan lugar y estimulan las nuevas voces de la literatura, de la ciencia, de la educación, de la cultura, etc.

En palabras del editor alemán Klaus Wagenbach “Las editoriales pequeñas no están repletas de expertos de marketing. Las lleva gente que hace libros, animada por la pasión o por la fuerza de sus convicciones, y por cierto no por la perspectiva de beneficios (…) Si los libros de tiradas pequeñas desaparecen, queda comprometido el porvenir. El primer libro de Kafka tiró 800 ejemplares, y el de Brecht 600. ¿Qué habría pasado si alguien hubiera decidido que no valía la pena publicarlos?”

Una de las principales características de las editoriales independientes es su libertad al momento de decidir qué editar y publicar, en donde la rentabilidad no está por encima de la calidad literaria e intelectual de dicha publicación, sino que ambas forman parte del objetivo de su trabajo.

Teniendo en cuenta lo mencionado hasta aquí, y que la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en su art. 32, dispone: “La Ciudad distingue y promueve todas las actividades creadoras. Garantiza la democracia cultural; asegura la libre expresión artística y prohíbe toda censura; facilita el acceso a los bienes culturales; fomenta el desarrollo de las industrias culturales del país; propicia el intercambio; ejerce la defensa activa del idioma nacional; crea y preserva espacios; propicia la superación de las barreras comunicacionales; impulsa la formación artística y artesanal; promueve la capacitación profesional de los agentes culturales; procura la calidad y jerarquía de las producciones artísticas e incentiva la actividad de los artistas nacionales; protege y difunde las manifestaciones de la cultura popular; contempla la participación de los creadores y trabajadores y sus entidades, en el diseño y la evaluación de las políticas; protege y difunde su identidad pluralista y multiétnica y sus tradiciones. Esta Constitución garantiza la preservación, recuperación y difusión del patrimonio cultural cualquiera sea su régimen jurídico y titularidad, la memoria y la historia de la ciudad y sus barrios” resulta imprescindible la implementación de medidas para cumplir con dicho mandato constitucional y fomentar la industria editorial independiente. –

Por los motivos expuestos, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de ley.


¡Mirá acá nuestra lista con las últimas convocatorias publicadas para la
CATEGORÍA LITERATURA Y PUBLICACIONES
!

O podés ir a la página principal de nuestra SECCIÓN DE CONVOCATORIAS. 🙂

Fuente: Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires

Comments are closed.