Buenas prácticas para la sostenibilidad de centros culturales independientes

0

2emelieu realizó una compilación de buenas prácticas basada en las experiencias de centros culturales independientes, que iremos compartiendo en entregas temáticas, como ya lo hicimos en relación a cuestiones de organización comunicación. En este artículo, un tema clave: la sostenibilidad.

En la mayoría de los casos, el catering y la barra son un recurso económico esencial. De hecho, los ingresos procedentes de las actividades y la difusión no son suficientes para alcanzar la sostenibilidad. La comisión promedio de un centro cultural, que ronda cerca del 30% tanto para las actividades de difusión como de formación no puede cubrir los gastos de funcionamiento de los centros culturales independientes. Por lo que incluyen los servicios de catering debido a su alto nivel de rentabilidad. En sintonía con esta misma situación, la organización de fiestas es rentable.
>> Ver mas en las entrevistas al Matienzo en Buenos Aires, Argentina y A Seis Manos en Bogota

Una fuente importante de ingresos para los centros culturales son los alquileres para eventos o actividades especiales y las concesiones. A pesar de su evidente rentabilidad, estos ingresos corrientes pueden verse ignorados por los centros culturales, que en muchos casos los ven como una influencia negativa en la agenda y la programación de su equipo. Sin embargo, algunos centros culturales integran de manera eficiente estos flujos de ingresos, centrándose en los alquileres relacionados con el arte: cortometrajes, presentación de una tesis, etc.
>> Ver más en la entrevista de los gestores de La Redada en Bogotá, Colombia y Casa Ida en Lima, Perú

Programar eventos que crean oportunidades de financiación que la programación regular no es capaz de generar. La idea de estos eventos es precisa: dedicados a un tema o no, mono o pluridisciplinarios, se centran en alineaciones efímeras y excepcionales con esfuerzos de comunicación específicos. De esta manera, los donantes públicos y privados pueden estar interesados en trabajar en conjunto con los centros culturales para eventos o festivales específicos que mejoren su visibilidad, les den una imagen positiva y aporten a su responsabilidad social corporativa.
>> Ver más en la entrevista de los gestores de Casa Ida en Lima, Perú .

Algunos centros culturales se ven tentados a diversificar sus actividades para aumentar sus recursos financieros. De hecho, la diversificación puede ser muy rentable y financiar las actividades artísticas no rentables . La cuestión fundamental es la legitimidad de esta diversificación. La actividad extra que puede generar nuevos ingresos se debe conectar a la actividad cultural del espacio, e incluso a veces puede mejorar el valor de su marca, sin poner en peligro la misión artística y cultural del centro. Por ejemplo, 2èmelieu conoció a una escuela de música que proveía a las empresas de servicios de formación de equipos conectados a la práctica de la música. En Bolivia, una galería de arte ha integrado una rama dedicada a ofrecer servicios de diseño a las grandes instituciones culturales y empresas creativas. La comercialización de subproductos es más delicada si el centro cultural no goza de una imagen de marca fuerte y no puede justificar la coherencia entre la actividad extra y el proyecto cultural global. En todos los casos, el proceso de diversificación implica cuestiones de organización que deben considerarse en la revisión de los pros y los contras de dicha nueva actividad.
>> Ver más en la entrevista a los gestores de Jazz Jaus en Lima, Perú, Kiosko Galería en Santa Cruz, Bolivia, y en Proyecto Casa B en Bogotá, Colombia.

El proceso de establecimiento de redes genera costes virtuosos de reciprocidad : el intercambio de equipo, la complementación de las áreas, el intercambio de mano de obra calificada, etc. Por esta razón, los centros culturales independientes que utilizan las redes son más fuertes. La creación de redes es eficaz en muchos aspectos: no sólo reducen costos y maximizan la comunicación, sino que también producen una programación más ambiciosa y un intercambio de experiencias, dando mayor visibilidad del sector a la población, los medios de comunicación y los donantes potenciales, generando presión a las instituciones públicas.
>> Ver más en la entrevista de los gestores de Casa Ida en Lima, Perú y A Seis Manos en Bogotá, Colombia.

Algunos centros culturales independientes encuentran formas originales para reducir los costos de operación. No se trata del apoyo de voluntarios (que los centros culturales que entrevistamos buscan minimizar), aunque en la mayoría de los casos es inevitable. Una forma de reducir los costos de operación se inspira en la economía de intercambio. El público está invitado a colaborar proporcionando alimentos para el centro a cambio de entradas. Para el público, el centro cultural participa de una manera diferente en la vida diaria, sugiriendo compartir como un nuevo modelo de sociedad.
>> Ver más en la entrevista del gestor de Corporación Cultural Nuestra Gente en Medellin, Colombia

Fuente: 2emelieu

Comments are closed.